Nuestro Blog

Cuando es mas barata la luz

El precio de  la electricidad representa uno de los mayores gastos en la actualidad en todos los hogares. Es preciso comprender que el costo de la luz variara según el momento en el cual sea usada. Y en base a esta teoría es que haremos un estudio completo, que se relaciona directamente con este hecho.

El factor del uso de la luz y que esta sea mucho más económica, depende de la hora y el momento en el cual se aprovecha, ya que depende totalmente de múltiples factores y variables que harán y determinaran el valor de la misma.

Los factores que determinan cuando la electricidad es más económica

Es importante saber cuándo es más económica la luz, y nuestras facturas realmente se verán beneficiadas cuando el uso es el adecuado, y las facturas a pesar de los impuestos con los que cuenta, el gasto se verá bastante mermado. De igual manera el pago de la electricidad siempre dependerá de cuanto sea el valor de vatios, es así como es imprescindible cerciorarse de los valores del mismo.

En algunos casos este valor no es estable, en otros el sistema permite visualizar el valor de los mismos dependiendo de las horas o del momento. En la mayoría de los casos no se puede precisar el valor de cada vatio a menos que la misma empresa que genere el servicio te los muestre. Sin embargo existen franjas en las cuales se puede determinar el valor de estos. Y determinar el valor de la misma.

Minimizar el pago de electricidad

Los precios de la electricidad son variables, e independientemente de lo que se consume o no esta será variable. Sin embargo, en el ámbito de la electricidad existen dos mercados bastante diferenciados. De  los cuales muchos de los hogares se encuentran adscritos a unos sistemas y otros a otro tipo de sistema. Por lo que ya quedara de parte de cada usuario acogerse al sistema que mejor le funcione. En algunos casos ni siquiera se sabe a ciencia cierta a cual se encuentra adscrito.

El sistema el cual se encuentra regulado, es el mercado en el cual se paga mucho menos, ya que en este se paga el valor de los vatios según se encuentre la tasa del día, por lo que se corre el riesgo de que esta tasa cambie día a día, y es justo bajo este sistema en que puede ser mejor aprovechado los momentos de baja del costo o el valor de los vatios. Cosa que no sucede bajo el sistema libre.

En este siguiente sistema, en el sistema libre s e trabaja sobre tarifas planas, las cuales son las que ofrecen las mayorías de las compañías, en donde el usuario podrá ajustarse a los valores que establezca la compañía, el consumo es fijo y estable, y mantiene el mismo precio independientemente del momento en el que se use.

En este ámbito se debe estar al pendiente de las tarifas que establezca la compañía. Es así como entendemos que al final cuando revisamos ambos sistemas siempre dependerá del usuario, y de las mismas necesidades que amerite. En el caso de la electricidad no es muy sencillo calcular el valor de la misma pero si es posible hacerlo.

Es común que el precio de los voltios sea publicado  por medio de la página de la empresa eléctrica a la cual se encuentre adscrito el usuario. Y bajo este precepto, es que se puede calcular las horas en las que los voltios son más económicos, y son esas horas las que mejor se puede aprovechar con el uso de la energía. Y en la que s epoda disponer del uso de los electrodomésticos en casa. Como el caso de las secadoras o lavadoras, por ejemplo.

Es así como el uso de la energía puede ser muy bien aprovechado, siempre y cuando se sepa a qué tipo de sistema se encuentra adscrito.

Como se genera la electricidad

Cada vez que enciendes una luz, o prendes cualquier artefacto eléctrico, vez como la magia de la electricidad hace su puesta en escena en vuestra casa. Pero esto no es magia, para que se prenda la luz, o para que funcione vuestro artefacto eléctrico, la electricidad ha pasado por varios procesos, los cuales permiten que viaje desde los generadores, hasta vuestra vivienda. Debéis saber que la electricidad fluye desde largas distancias para que podáis tenerla a vuestro servicio. En este artículo te explicamos cómo y el porqué de todo.

¿Qué es la electricidad?

Concretamente, la electricidad es un tipo de energía, que lo que hace es moverse en el espacio a través de mecanismos físicos llamados conductores. Así pues, la electricidad viene como resultado del movimiento entre dos tipos de electrones: los positivos y los negativos. Que, al moverse por el espacio, generan un tipo de energía, que es la que llamamos energía eléctrica. Cuando estas cargas eléctricas entran en contacto, generan dos tipos de electricidad, por un lado, la electricidad estática, y por el otro, la electricidad dinámica.

Proceso de producción de electricidad

De entrada, debéis saber que el proceso de producción de la electricidad es muy complejo, a su vez, es un proceso bastante largo. Con la salvedad de que es muy rápido hacerlo, por esta razón, podréis haberte dado cuenta que, cuando enciendes un bombillo, o prendes algún electrodoméstico, no debéis esperar ningún espacio de tiempo para que tanto el bombillo prenda, como el artefacto empiece a funcionar.

Lo primero de este proceso es la llamada generación. Es la primera parte del proceso ya que sin la generación, no habría ni energía eléctrica, ni un fluido eléctrico contante yendo hasta vuestra casa. Como podréis tener conocimiento, esta generación de energía, es realizada en complejos muy grandes y especializados en la obtención y generación de dicha energía. A esto es lo que llamamos como central eléctrica.

Transmisión de la energía eléctrica

Este es el otro paso en el proceso de la energía eléctrica y consiste en los medios por los cuales ésta se transmite por el espacio. Este proceso también se encarga en hacer llegar esta energía a otros depósitos o complejos llamados estaciones o subestaciones de electricidad. Esta transmisión desde la central hasta las estaciones o subestaciones, se hace mediante cables de alta tensión, o mediante cables subterráneos, esto según el modo en que se realizará esta transmisión.

Ahora bien, una vez que ha llegado la energía desde la central hasta las estaciones o subestaciones de energía, pasan a los transformadores, estos aparatos son los que se encargan de darle a dicha energía la tensión que sea necesaria para mantener un fluido eléctrico constante y sin sobrecargas.

Distribución de la electricidad

Este proceso es el que se encarga de distribuir la electricidad desde las subestaciones, hacia las ciudades, es decir, hasta vuestra casa. Es aquí en donde las compañías eléctricas tienen su papel, en la distribución de la electricidad. Estas compañías son las encargadas de velar por que el fluido eléctrico llegue hasta todas las casas, calles, alumbrado público y privado sin problema alguno.

Tipos de plantas generadoras de energía eléctrica

Entre ellas podemos nombrar las centrales termoeléctricas, que son las que producen energía eléctrica mediante la quema de combustibles fósiles. Las centrales nucleares son de las que más energía eléctrica genera, y es la base de generación de energía eléctrica en los países desarrollados. Una de las más novedosas fuentes de energía, es la geotérmica, que aprovecha el calor interno de la Tierra para transformarlo en energía eléctrica.

Una de las más limpias, es la energía hidroeléctrica, que es la que se hace mediante represas, también podemos mencionar la energía eólica y la energía solar.

Diferentes tipos de instalaciones electricas

Una de las reformas más importantes de una vivienda es la de la instalación eléctrica tanto por motivos de eficiencia como de seguridad. Los dispositivos eléctricos de la casa y los cableados pueden llegar a supones un riesgo serio de electrocución o de incendio si se encuentran deteriorados o son antiguos.

Los circuitos de las viviendas parte de un cuadro de distribución y mando que tiene que ser reparado solamente por profesionales. En él se encuentran los puntos de luz de un hogar que se dividen en diferentes circuitos: la iluminación, la placa, la cocina, el horno, etc. Algunos enchufes son de fuerza y otros estándar. Todos los circuitos se encuentran controlados por unos dispositivos que reciben el nombre de Pias, que saltan y que se desconectan cuando existe una sobrecarga. A su vez todos ellos están controlados por el interruptor general de potencia.

Para calcular la potencia que se necesita contratar hay que conocer la superficie de la casa, los electrodomésticos que tiene, el tipo de calefacción y si hay o no un sistema de aire acondicionado. La potencia nunca tiene que ser inferior de 5750V a 230w, y puede irse ampliando según necesidades.

Una vivienda media que tenga suficientes puntos de luz, un calentador de agua, una nevera, unan lavadora, una aspiradora y una plancha, va a necesitar de media una potencia de 4,6 kw. Si se añaden otros aparatos como un lavavajillas, un horno, vitrocerámica o una secadora de ropa, será necesario ampliarla hasta 7 kw, y si hay calefacción eléctrica con sistema de aire acondicionado, lo más seguro es que se necesiten hasta 9 kw.

La renovación de las instalaciones se recomienda hacerla cada diez años, aunque es un poco exagerado, ya que si la instalación tiene toma de tierra y los materiales usados están homologados, puede llegar a durar mucho tiempo más.

Cuando hay enchufes rotos o sueltos o provocan alguna chispa cuando se accionan los interruptores, es obligatoria su renovación. Lo mismo pasa con cables que sean del mismo color o que estén envueltos en material textil, ya que quiere decir que son muy antiguos. En ocasiones al encender la luz, se puede llegar a notar un cierto olor a pescado, lo que significa que los cables se están recalentando y podrían provocar un incendio. Por supuesto, hay que renovar cuanto antes la instalación.

Existen dos tipos de instalaciones eléctricas, las que van por tubos o canaletas y las empotradas. Las últimas son bastante más discretas ya que están dentro de la pared, y para su instalación hay que hacer rozas en la misma para luego colocar las mangueras dentro de las que irán los cables. Estas rozas se cierran después con yeso.

Las instalaciones por canaletas son más sencillas de colocar y mucho más rápidas, aunque quedan a la vista. Su mayor ventaja es que si se necesita un arreglo en cualquier punto, no será necesario picar la pared, ya que se desmontan y se vuelven a colocar fácilmente.

Hay que tener en cuenta que en el baño y en la cocina hay mucho más humedad que en el resto de la casa por lo que son estancias especiales a la hora de de hacer una instalación eléctrica. De hecho el baño tiene zonas en las que está prohibido colocar luces, tomas e interruptores. Por su parte en la cocina hay cuatro circuitos distintos cada uno de ellos con su diferencial. Uno es el circuito del alumbrado, otro el del horno y la cocina, otro el de la lavadora y el lavaplatos y otro de tomas de corriente de fuerza. Además cualquier interruptor, toma o punto de luz tiene que estár como mínimo a 100 cm de distancia de los puntos de agua.